Placas termográficas para diagnostico corporal

La termografía de contacto se basa en el uso de placas de cristal líquido microencapsulado que tienen la propiedad de cambiar de color cuando la temperatura cambia. 

Al apoyar estas placas en el cuerpo, es posible detectar la temperatura de la piel (que refleja lo que sucede en los tejidos subyacentes) y, por lo tanto, resaltar, a través de imágenes en color, la presencia o ausencia de los signos típicos de la celulitis y el tipo de adiposidad en varias partes del cuerpo. Las primeras aplicaciones de la termografía de contacto se remontan a la década de 1970 en el campo de la medicina (detección masiva de enfermedades mamarias, otras acciones de investigación en áreas como reumatología, angiología, medicina deportiva y muchas otras).

Más recientemente, este método se ha adoptado en el campo de la estética profesional para la detección temprana y la clasificación de los aspectos térmicos de la celulitis y el tipo de adiposidad.

                       

 

 

 

 La termografía de contacto es un sistema de análisis objetivo, simple, rápido y, sobre todo, no invasivo que, gracias a las placas especiales de cristal líquido, permite identificar el tipo de grasa presente en el abdomen a través de una imagen en color.

Es suficiente colocar las placas en las áreas a tratar y analizar el resultado sobre la base de un protocolo de interpretación  termovascular del área analizada: esto permite ubicar las áreas adiposas más problemáticas y seleccionar los tratamientos más adecuados de inmediato y  monitorear el progreso de los tratamientos y mostrar a los pacientes la situación inicial, comparándola con la fases sucesivas, a medida que continúan los tratamientos.

Viendo del 1 al 5 (de 5 productos) Páginas de resultados:  1 
Uso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar navegando entendemos que se acepta nuestra política de cookies.
Aceptar